Biomecánica del pie en el pádel. Desplazamiento y “Juego de Pies”

Biomecánica del pie en el pádel. Desplazamiento y “Juego de Pies”

El creciente interés  que ha despertado el pádel en los últimos años ha supuesto un  aumento exponencial del número de practicantes de dicha actividad deportiva, arrancando la práctica de esta disciplina en muchas ocasiones sin supervisión de profesional especializado. Esto unido a la  escasa información que se tiene de la técnica en el inicio de este deporte, da lugar a la aparición de lesiones debido a gestos deportivos inadecuados.

Biomecánica en el Pádel

La biomecánica estudia y analiza la práctica deportiva con el fin de obtener una mayor eficacia, mejorar el rendimiento del individuo y a su vez, prevenir lesiones.

El pádel es un deporte que requiere  movimientos explosivos, cambios de dirección, desplazamientos y a veces giros bruscos. Con esta definición, vamos a desarrollar una serie de cuestiones de interés general.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes y zonas más afectadas en el Padel?

Basándome en mi experiencia clínica y como objeto de estudio biomecánico, en función de los movimientos más requeridos en el terreno de juego, son los desplazamientos (laterales y frontales)  y “el juego de pies” (entendemos juego de pies como los desplazamientos que realiza el jugador sobre la superficie de la pista y que determina la distancia ideal de colocación del cuerpo para realizar el impacto )  los que con gran frecuencia ocasionan lesiones, siendo las articulaciones de tobillo y pie las más comprometidas. Se observa un mayor porcentaje lesional en el miembro inferior en contraposición a la creencia popular de que al ser un deporte de raqueta o pala, sea el miembro superior el que más sufre.

Tipología lesional basada en la biomecánica del pie y los principales gestos en el pádel

La falta de coordinación, precisión y velocidad en los desplazamientos y en “el juego de pies” afectan a la ejecución en el golpe de pelota, ya sea por una mala técnica, una velocidad inadecuada o por un déficit de control del pie en los diferentes requerimientos del juego.

Aun teniendo  una  técnica de golpeo refinada, no entrenar adecuadamente y no realizar la práctica deportiva de forma habitual se refleja en la calidad y eficacia sobre la pista.

Durante los desplazamientos en el pádel, la zona que realiza un mayor apoyo es el antepié (parte anterior del pie formado por el metatarso y las falanges) observando un aumento de presión en el mismo. La velocidad a la que se realizan los desplazamientos es directamente proporcional a la presión en dicha región anatómica, es decir, a mayor velocidad de ejecución, mayores  picos de presión,  minimizando el contacto del pie sobre la pista. El  aumento de carga en esta región por los continuos saltos y apoyos da lugar a una sobrecarga de la planta del pie pudiendo propiciar lesiones tales como fascitis plantar.

También son frecuentes las roturas fibrilares o desgarros de los músculos soleo y gastrocnemio (en particular el gemelo interno) por una sobresolicitación de dicha musculatura. Son los gestos de arrancada y frenada los que principalmente evidencian este tipo de lesiones. Un ejemplo característico sería una arrancada brusca desde el fondo de la pista en la jugada de dejada de volea.

Asimismo, los giros de dirección de la articulación del tobillo asociados a un mal deslizamiento en la pista, son riesgos potenciales de padecer un esguince. Podemos observarlo cuando devolvemos una pelota de la pared  a la red o cuando iniciamos el salto para rematar cuando la pelota viene alta. Así pues, también influyen en la puesta en tensión del aparato ligamentario los desplazamientos laterales y determinadas fases del juego de pies tales como el paso de cruce lateral o paso de shuffle lateral.

¿Cómo podemos prevenir la aparición de dichas lesiones en el Pádel?

Una adecuada higiene postural: con las piernas ligeramente flexionadas y con el peso del cuerpo propulsado hacia delante, sobre las puntas de los pies, manteniéndonos dinámicos dentro de la pista.

Un entrenamiento específico neuromuscular y propioceptivo prestando especial interés a las articulaciones más afectadas (pie y tobillo) y centrándonos en los movimientos de juego de pies y desplazamientos. Es de vital importancia realizar un trabajo excéntrico de la cadena posterior de los miembros inferiores y entrenar la musculatura flexora plantar para evitar en un futuro la aparición de patologías.

El uso de un calzado deportivo adecuado: los pies soportan grandes cargas mecánicas, por tanto es necesario garantizar la protección del pie y  cumplir con las funciones más importantes en la práctica de este deporte como son la amortiguación, adherencia, sujeción y estabilidad. Deben ser confortables permitiendo cierta flexibilidad al jugador en los desplazamientos laterales y giros de pivote.

Con respecto a la suela

La suela: su función principal es la adherencia a los diferentes terrenos. Encontramos dos subtipos según el tipo de terreno:

  1. césped artificial con poca arena: multitacos y punto de pivote (encargados de facilitar los giros). Estos  se suelen encontrar debajo de la cabeza del primer metatarsiano
  2. césped artificial con mucha arena: surcos longitudinales (favorecen el agarre)

En cuanto al material de la suela no debe ser excesivamente blando puesto que podría provocar lesiones del aparato locomotor y un desgaste precoz de la zapatilla.

suela de zapatilla para padelzapato de padel

 

Realización de un estudio biomecánica de la pisada

estudio biomecanico del padel-Una opción interesante a tener en cuenta es la realización de un estudio biomecánico de nuestra pisada el cual analiza y evalúa el pie en posición estática y dinámica (fases de la marcha y carrera).Nos proporciona información del tipo de pisada, morfología del pie y alteraciones de la estabilidad entre otras. A su vez, nos da información de cómo afecta a otras partes del cuerpo (rodilla, cadera, columna) y a nuestra postura. Dicho estudio puede completarse  con una adecuada exploración articular y muscular del miembro inferior.

En caso de desequilibrios de estabilidad podal y postural, debemos contemplar la posibilidad de adaptar una plantilla personalizada al calzado  tras un estudio biomecánico del pie.

Autora: Laura Gazzo Cuenca. Fisioterapeuta.